viernes, 5 de mayo de 2017

Reseña: Little Nightmares (SIN SPOILERS)


Gracias Tarsier Studios. Bravo por haber mantenido vivo el espíritu de aquel The City of Metronome que hace casi una década me prometía un maravilloso viaje de ensueño de igual forma a como había experimentado al ver películas como El Viaje de Chihiro o Dentro del Laberinto, o al jugar a juegos como Limbo o Ico. Lamentablemente aquella ópera prima de Tarsier no llegaría a ver la luz por falta de confianza por parte de las editoras, pero esta vez la espina clavada ha saltado como un resorte con Little Nightmares gracias a todo lo que transmiten las aventuras de la pequeña Six.

Si habéis leído algún otro análisis sobre el juego seguramente habréis encontrado mención a esas cintas o juegos antes comentados, pero la comparación con ellos no es porque sí. Esas inspiraciones están muy presentes a lo largo de las alrededor de cuatro horas que puede durar este delicioso manjar que se nos sirve de maneras diferentes, si bien es cierto que Tarsier se fija en sí mismo para rescatar muchos elementos mostrados en los concepts art y el tráiler de The City of Metronome mostrados en una feria E3.

Little Nightmares es un juego de scroll 2D con profundidad tridimensional en sus escenarios que nos permitirá alcanzar zonas inaccesibles de primeras o bien escondernos de cualquier peligro que nos aceche. La gran virtud del juego es entremezclar géneros como el terror, el plataformeo y los puzles en dosis exactas para que en ningún momento reneguemos del mismo. Cuando hablamos de terror no nos referimos a miedo, si no a momentos macabros que nos harán estremecernos mientras nos deslizamos por ejemplo, a lo largo de una montaña de cadáveres empaquetados.

Las mecánicas son muy sencillas, tendremos que ir buscando el modo de avanzar y encontrar la salida de la estancia en la que nos encontremos. Dicha salida será a veces tan evidente como una puerta entreabierta o un ventanuco en la pared, pero en otros tantos casos tendremos que darle al coco para conseguir hacer un salto perfecto o bien resolver algún sencillo puzle para avanzar. Por si fuera poco a lo largo del juego nos encontraremos con enemigos que intentarán atraparnos a toda costa, y creedme si os digo que intentaremos huir despavoridos cada vez que aparezcan. Esto último es fruto de unos elaborados diseños que parecen sacados directamente de la mente de Tim Burton y de la angustiante música que nos acompaña, que consigue crear una atmósfera de suspense en los momentos más delicados.

El juego se divide en cinco capítulos de los cuales tan solo nos percataremos al final cuando hayamos terminado el juego y podamos acceder a un modo de rejugarlos seleccionando el trozo del videojuego que queramos rememorar. La pega es que completarlo nos llevará entre 3 y 5 horas, dependiendo de lo que queramos recrearnos en los escenarios y nuestra habilidad para afrontar las situaciones más exigentes mentalmente.

A lo largo del juego existen coleccionables ocultos que nos ayudarán a desbloquear diseños conceptuales y máscaras para llevar cuando empecemos de nuevo la aventura. Estos consistirán en unas muñecas de porcelana que debemos romper, unos divertidos gnomos que tenemos que capturar o unas luces en velas y farolillos que son más difíciles. En el caso de los gnomos existe un vínculo con la trama pero he echado en falta una mejor integración argumental de estos elementos opcionales.

El apartado gráfico del juego es de relumbrón, pero no a nivel técnico que tampoco busca a ser un prodigio de efectos si no en el aspecto artístico. Es ahí donde películas como La ciudad de los niños perdidos o la mencionada El viaje de Chihiro nos vienen a la mente al atravesar los magníficos escenarios de este juego. Desde habitaciones de casas, a salas industriales, cocinas, comedores, o conductos de ventilación…cualquier excusa es buena para elevar a la enésima potencia el imaginario de Tarsier a la hora de recrear con un estilo ciertamente cartoon elementos mundanos como maletas, libros o piezas de vajilla. Mención aparte los enemigos, donde ser nos mostrará por ejemplo a un oponente mucho más grande que nosotros que tratará de cogernos con unos brazos macabramente largos. Al no tener ningún tipo de arma ni objeto salvo un mechero que nos servirá para arrojar luz en las zonas más oscuras.

Como suele ocurrir cada vez de forma más frecuente (y de ahí la mención a juegos como Limbo o Ico), la historia no se nos presenta masticada, si no que sin introducción siquiera, tendremos que comenzar a manejar a nuestro personaje para entender dónde estamos, qué hacemos allí y cuál es el propósito del lugar donde nos hemos despertado. A este respecto destacan un par de momentos que parecen sacados literalmente de El viaje de Chihiro y que inteligentemente sirven de mucha ayuda para que seamos nosotros los que queramos avanzar de cara a conocer más detalles sobre lo que está pasando y cómo evoluciona Six, con varios momentos impagables en los tramos finales del juego.

No vamos a entrar en spoilers para no arruinaros la experiencia y tan solo diremos que a diferencia de títulos como Limbo donde el argumento es mucho más liviano y está bajo de la capa superficial, aquí aunque también tendremos que rascar para averiguar más cosas, la mayor parte del trabajo tendremos que hacerla analizando los propios escenarios y enemigos, observando sus conductas y lo que se encuentren haciendo cuando estamos cerca.

Podéis haceros con él para PC, PS4 y One, y con cierta tristeza pienso que es una oportunidad que pierde Nintendo para llevar un título a su nueva consola Switch que tan bien se hubiera adaptado al formato portátil. Su precio reducido ayudará a superar el hándicap de su duración y sin duda el amor y el detalle que se ha puesto en la recreación de los escenarios por los que transitamos deben hacer el resto para que Little Nightmares encienda la llama del interés en el fondo de tu corazón. Gracias Tarsier.

3 comentarios:

  1. Hola chicos soy Rafa y muy seguidor vuestro, coincido totalmente con esta reseña y además de daros la enhorabuena por tan buen analisis he de decir que se agradece que año a año regamos joyas como esta entre manos,otros años han sido Valiants Hearts,Child of Light, Limbo,Inside o el mismísimo Unravel,puro arte condensado de una manera increible y con mensajes muy humanos en su interior,enhorabuena por el análisis David porque lo has clavado para el que esté por decidirse si ir a por el o no.

    ResponderEliminar
  2. Hola chicos soy Rafa y muy seguidor vuestro, coincido totalmente con esta reseña y además de daros la enhorabuena por tan buen analisis he de decir que se agradece que año a año regamos joyas como esta entre manos,otros años han sido Valiants Hearts,Child of Light, Limbo,Inside o el mismísimo Unravel,puro arte condensado de una manera increible y con mensajes muy humanos en su interior,enhorabuena por el análisis David porque lo has clavado para el que esté por decidirse si ir a por el o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafa! Es una suerte que lleguen cada año joyas como esta porque como dices se agradece muchísimo entre tanto triple A.

      Un saludo!

      Eliminar