Ir al contenido principal

Reseña: Animal Man – El Zoo Humano (Grant Morrison)

Este primer tomo publicado por ECC recopila los nueve primeros números de la etapa Morrison.

Animal Man, un personaje que apareció por primera vez Strange Adventures #180 en 1965, creado por Dave Wood y Carmine Infantino, es otro de los muchos ejemplos que hay de personajes olvidados, que de repente un guionista con mucho talento (en este caso Grant Morrrison) lo revitaliza y lo pone de moda.

Lo primero que llama la atención y una de las cosas que más nos gusta, es el hecho de que no se cuente el origen del personaje, si no que en una viñeta como quien no quiere la cosa, se comenta de pasada que las habilidades las adquirió tras un encuentro con una nave extraterrestre. Unos poderes de lo más simples (imitar las habilidades de los animales), pero que nadie hasta la fecha se había preocupado de explotar como lo hace el escocés. Unos poderes que se van desarrollando y que la va a permitir a nuestro héroe hasta copiar habilidades de animales extinguidos.

El protagonista es Buddy Baker, un hombre común que a sus treintaytantos años se plantea ser un héroe profesional a jornada completa y poder vivir de ello con un sueldo fijo. Con esta premisa tan sencilla se irán desarrollando una serie de historias de lo más complejas. En uno de los números conoceremos el caso de un simio al que le inyectan una enfermedad para experimentar en los laboratorios. Otra historia es la de la invasión de la raza de Hawkman, que acaba de la forma más simple posible. También veremos muchas escenas domésticas y cotidianas, algo que nos encanta en los cómics. En un momento dado, por ejemplo, vemos como Animal Man decide hacerse vegetariano, con el consiguiente enfado de su mujer por el hecho de tirar comida de origen animal.

Llegados a este punto hay que decir que los personajes secundarios tienen mucho peso en la historia, como los hijos y la propia mujer de Buddy Baker, o algunos de sus vecinos, que veran envueltos en historias humanas que nos llegarán de verdad. Sin ir más lejos, hay una escena que nos dejó helados, en la que por un lado tenemos a Animal Man llevando a cabo una misión, probando sus poderes, etc, y de forma paralela, la mujer y la hija están presenciando como unos cazadores están matando a un gato, y más adelante intentan violar a la mujer. Algo espantoso. También tendremos caméos de altos vuelos (nunca mejor dicho), como cuando nuestro héroe se encuentra con Superman en una azotea, o cuando le visita el Detective Marciano. De obligada mención es el capítulo del Evangelio del Coyote, el cual nos dejó abrumados por su originalidad, y por no haber visto nada igual en los cómics, hasta ahora.

Estamos hablando de un cómic que no sabríamos decir si llega a romper la cuarta pared, pero desde luego, si que interactua con el lector. Lo cierto es que Morrison consigue hacernos reflexionar sobre cuestiones ecológicas o medioambientales a través de una historia de superhéroes cargada de cotidianidad, como ya hemos dicho. Una obra de obligada lectura que hemos disfrutado por primera vez gracias a ECC, y que podéis adquirir en el siguiente enlace.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿La peor generación de la historia? Claro que sí, guapi.

Vivimos en una época en la que por suerte cualquiera puede expresar su opinión sin censura alguna, pero que además esta ya no queda olvidada en una libreta perdida en el fondo del cajón, si no que lo más probable es que llegue a bastante gente gracias a medios como YouTube, las Redes Sociales, y en menor medida (por desgracia) los podcast. Esto ha generado todo un aluvión de frustrados que se esconden tras su teclado para regurgitar lo primero que se les pasa por la cabeza criticando sin piedad el trabajo de otros, profetas convertidos a youtuber capaces de lo peor con tal de captar nuevos suscriptores, prensa “especializada” en la que abundan más noticias clickbait con titulares bochornosos que buenos y coherentes análisis, periodistas del medio que se las dan de estrellas y se creen en posesión de la verdad absoluta, y por supuesto toda una legión de haters y talifanes como nunca habíamos visto antes en la industria, que se posicionan en uno u otro bando, y se preocupan más en despr…

Reseña: Stardust, de Neil Gaiman y Charles Vess

Por fin nos toca hablar de una obra del maestro Gaiman (Sandman), acompañado del arte de Charles Vess. Hablamos del cómic Stardust, aunque algunos lo conoceréis por la película de Matthew Vaughn (Kingsman) y/o la novela. Por lo tanto, la primera pregunta que os haréis será, ¿Vale la pena leer el cómic si ya has visto la película o leído el libro? Definitivamente si, estamos ante uno de los mejores trabajos del inglés en todos los sentido, un cómic que tiene casi 25 años y se disfruta tanto como cuando fue concebido.
Originalmente Stardust fue concebido por ambos autores como un libro de cuentos ilustrado, y de algún modo lo sigue siendo. Neil Gaiman crea un mundo exquisito en el Reino de Faerie, el cual se encuentra al otro lado de un muro que lo separa de la "realidad", y que da nombre a la ciudad en la que se desarrolla este cuento, Muro, donde los seres de carne y hueso se mezclan con los seres mágicos una vez cada 9 años en torno a un mercado. Esta idea de dos mundos se…

Reseña: Cine y videojuegos, un diálogo transversal

José María Villalobos rezuma amor y pasión por el cine y por los videojuegos, y eso se nota mucho en este volumen indispensable ya no sólo para aquellos que adoren alguno de estas dos artes, sino para comprender los puentes que unen y los muros que distancian ambos universos audiovisuales.
Cine y videojuegos. Un diálogo transversal, editado por Ediciones Arcade (rebautizado desde hace un tiempo como Héroes de Papel), es una recopilación de breves, pero intensos, artículos que el autor ha ido publicando en varios blogs (Xataka, VidaExtra, Blogdecine...) y que se reúnen aquí en diversos apartados que ayudan a cohesionarlos temáticamente: los puntos de contactos entre el cine y los videojuegos, la identidad narrativa de cada arte, la composición argumental... todo aderezado con un conocimiento profundo de cada medio, con reflexiones y consideraciones muy inteligentes y que nos hacen lamentarnos de que los artículos no fueran más extensos. Uno no se cansa de leer capítulos brillantes como …